Centro de información de BenQ

El primer paso para obtener mejores fotografías: elegir un monitor “excelente”

Si es un amante de la fotografía o incluso un fotógrafo profesional, además de los objetivos adecuados, unas habilidades excelentes para la fotografía, unas ideas claras y un “ojo fotográfico” único, ¿qué otro factor es fundamental? La respuesta es un monitor. El “monitor” al que nos referimos en este artículo es el que coloca en su mesa de trabajo para ver, seleccionar y editar fotografías. La calidad del monitor es fundamental para el aspecto final de las imágenes, pero dicha calidad puede variar en gran medida. En general, solemos comprobar la fotografía en la pantalla de la cámara justo después de hacerla. No obstante, también cargamos las imágenes capturadas en un ordenador y, a continuación, seleccionamos las que nos gustaría conservar y las editamos en un monitor grande. ¿Alguna vez ha pensado en esto? ¿Puede el monitor reflejar la exposición y el color de una imagen retocada de la forma que usted espera? Los expertos normalmente no. Es algo que la mayoría de amantes de la fotografía descuidan. ¿Cuántas personas se paran a pensar en realidad en las especificaciones y la precisión del color de sus monitores? La respuesta no es muy difícil de adivinar.

La calidad de un monitor no se refiere solo a su valor económico, precio, apariencia o capacidad de reproducir la saturación. Para identificar un monitor de calidad excelente, tendremos que investigar un poco sobre sus especificaciones, material y tecnología. No se preocupe si no es un genio de la tecnología. Encontrar un buen monitor no es tan difícil como parece. Si recuerda las pautas que exponemos a continuación, no tendrá ningún problema a la hora de encontrar un monitor que se ajuste a sus necesidades.

Tanto si visita una plataforma de venta en línea como si va a una tienda de productos electrónicos, lo primero que observará es la variedad de tamaños de los monitores. Los números 23, 24, 27, 28 y 29 referentes a las pulgadas le llaman bastante la atención. Pero ¿qué significan estos números? El tamaño de los monitores representa sus dimensiones y suele medirse en pulgadas. El tamaño de un monitor es la longitud diagonal del área de la pantalla y se convierte de centímetros a pulgadas (1 pulgada = 2,54 cm). Los monitores panorámicos de gran formato son la tendencia actual en el mercado (por ejemplo, los monitores de 27 pulgadas, de 16:9). Además de ofrecer una pantalla más grande, los monitores panorámicos de gran formato proporcionan más detalles. Esto es fundamental para los fotógrafos, que editan imágenes con frecuencia. Además, estos monitores permiten tener abiertas más ventanas y barras de herramientas de forma simultánea cuando se utiliza software de edición como Photoshop, Lightroom, VEGAS y iMovie. De esta forma, se puede mejorar la eficiencia del trabajo.

Para medir el tamaño de un monitor, solo tiene que convertir la longitud diagonal del área de la pantalla a pulgadas. La tendencia actual del mercado en cuanto al procesamiento de imágenes es utilizar sobre todo monitores de 27 pulgadas con una relación de aspecto de 16:9.

La resolución es otro factor que a veces los fotógrafos no entienden del todo bien a la hora de seleccionar un monitor. La resolución de un monitor se refiere al número de píxeles que puede reproducir. Las imágenes, las fotografías o los textos que vemos en un monitor tienen un conjunto compacto de píxeles. En el caso de monitores diferentes del mismo tamaño, los que cuentan con resoluciones más altas (más píxeles) pueden reproducir más detalles y más imágenes realistas y ofrecen más contenido.

La resolución se refiere al número de “píxeles” que muestra la pantalla. Una pantalla 4K significa que tiene 3840 píxeles de longitud y 2160 píxeles de anchura y ofrece 4 veces más detalles que una pantalla full HD.

El tamaño y la resolución de un monitor son dos conceptos totalmente diferentes. El primero se refiere a las dimensiones de un monitor y el segundo a la cantidad de píxeles que reproduce. Es un error común pensar que los monitores más grandes cuentan con mayor resolución. Lamentablemente, eso no es correcto. Imaginemos que comparamos un monitor de 25 pulgadas con resolución full HD (1920 × 1080) y un monitor de 23 pulgadas con resolución 4K (3840 × 2160). El monitor de 23 pulgadas con resolución 4K (8 millones de píxeles en un monitor de 23 pulgadas) ofrecerá sin duda más detalles. Aunque el monitor de 25 pulgadas es más grande, tiene una resolución más baja (solo 2 millones de píxeles en una pantalla de 25 pulgadas), y eso significa que la imagen reproducida se verá pixelada. Por lo tanto, un monitor más grande también requiere una resolución más alta para conseguir un buen efecto visual y una buena calidad de imagen.

El concepto de píxeles por pulgada (PPP), o la densidad de píxeles, representa el número de píxeles que contiene una pulgada cuadrada del área.

¿Alguna vez le ha ocurrido esto? Un amigo o un cliente y usted debaten sobre una fotografía que están viendo en un monitor, pero observan que los colores son diferentes según el ángulo desde el que se miren. Este fenómeno se debe a que el ángulo de visión es estrecho. La mayoría de monitores que se utilizan para el procesamiento de imágenes incorporan un panel IPS. En comparación con los paneles TN que se utilizan en los productos comunes, o con los monitores que utilizan paneles VA, la mayor ventaja de los paneles IPS es el ángulo de visión de 178°, con el que se evita el cambio de los colores causado por distintos ángulos de visión. Además, los paneles IPS ofrecen mejores gamas de colores y mayor precisión. Desde la perspectiva de un amante de la fotografía y un profesional de la imagen, el monitor que utilice el panel IPS es la elección adecuada.

El defecto principal de un panel TN es el fenómeno del matiz de los colores provocado por el ángulo de visión estrecho. No es el adecuado para el trabajo de un fotógrafo. El panel IPS ofrece un gran ángulo de visión de 178° y una alta precisión del color, por lo que es la primera opción para muchos fotógrafos profesionales.

Normalmente, existe una opción en el menú de la cámara para cambiar entre AdobeRGB y sRGB, que son espacios de color. El espacio de color también se conoce como gama de colores, es decir, la gama de colores que se pueden reproducir. En general, AdobeRGB tiene un rango de colores más amplio que sRGB (un 35 % más amplio). Desde la perspectiva de un fotógrafo, un monitor que tenga la capacidad de mostrar más colores ofrece muchas ventajas. No obstante, no solo bastará con seleccionar AdobeRGB en la cámara, pues el dispositivo de salida (por ejemplo, el monitor) también debe ser compatible con AdobeRGB. Un monitor que sea compatible con AdobeRGB ofrece detalles de colores más precisos. La gama de colores AdobeRGB es capaz de englobar el espacio de color CMYK utilizado en la impresión y permite a los usuarios previsualizar el color de la imagen impresa en el monitor sin tener que imprimirla.

AdobeRGB cuenta con una gama de colores más amplia que sRGB y es capaz de reproducir el color azul verdoso de CMYK que no tiene cabida en sRGB.

El monitor es compatible con AdobeRGB, por lo que reproduce colores más intensos y más similares a los originales.

Dado que el color es tan importante para los fotógrafos, basta con comprar un monitor IPS, ¿verdad? En realidad, no. Todos los monitores experimentan una pérdida de brillo y un cambio en los colores cuando se han utilizado durante un tiempo. Si se ignoran estos problemas, se producirá una pérdida de la calidad de imagen y se experimentarán unos cambios de color muy acusados en comparación con las impresiones en papel. Por ese motivo, se aconseja a los usuarios realizar una calibración del monitor al menos una vez cada seis meses. Incluso algunos fotógrafos con estándares muy estrictos en cuanto al color puede que calibren el monitor todos los meses para asegurarse de que los colores mostrados sean siempre precisos.

Existen dos tipos de calibración: la calibración de software y la calibración de hardware. A diferencia de la calibración de software, que se limita a ajustar los valores RGB en la tarjeta gráfica, la calibración de hardware calibra el monitor mediante el almacenamiento de datos directamente en la LUT 3D que se encuentra dentro del monitor. Las ventajas de la calibración de hardware incluyen la reproducción de unos colores más precisos y la conservación del máximo número de niveles de colores en el monitor para mantener la continuidad del color y evitar los contornos.

La calibración del monitor es muy importante para los profesionales de la imagen, ya que es la única forma de garantizar que los colores mostrados sean siempre precisos.

La calibración del monitor es un aspecto que hay que estudiar. No todos los amantes de la fotografía ni todos los fotógrafos profesionales conocen este aspecto a fondo. No se preocupe si no sabe nada acerca de la calibración del monitor. Algunos monitores profesionales diseñados para el trabajo con imágenes pasan por un proceso de calibración de color antes de ponerse a la venta, y algunos de estos monitores se entregan con un informe de calibración de color, una ventaja adicional para los fotógrafos que no saben mucho acerca del tema. Además, es recomendable que los usuarios adquieran monitores con un valor Delta E ≤ 2 en relación con la precisión del color. Cuanto menor sea el valor, más exacta será la reproducción de los colores, y este aspecto es fundamental para los fotógrafos, que son muy exigentes en cuanto al color.

Los monitores profesionales de BenQ pasan por un proceso de calibración de color antes de ponerse a la venta y vienen un informe de calibración de color.

En los párrafos anteriores se incluyen los criterios básicos para seleccionar un monitor adecuado para el ámbito del trabajo con imágenes. No obstante, existen varias funciones adicionales que podría tener en cuenta. Estas funciones añaden ventajas a su trabajo.

1. Capucha de sombreado:

¿Alguna vez se pone nervioso porque su monitor está colocado debajo de una fuente de luz o porque la luz del sol incide directamente en él y no puede verlo bien? En esos casos una capucha de sombreado le vendría muy bien. De forma muy similar a la capucha para las lentes, la capucha de sombreado del monitor bloquea la luz ambiental dispersa para evitar que afecte a la imagen que se muestra en el monitor y para garantizar que el brillo y los colores sean siempre iguales.

Una capucha de sombreado bloquea la luz ambiental dispersa para evitar que afecte a la imagen que se muestra en el monitor.

2. Altura y eje giratorio ajustables:

Para los fotógrafos, que normalmente tienen que ampliar las imágenes para confirmar detalles cuando editan, es muy importante contar con un monitor que tenga un ajuste rápido de altura, base giratoria y eje giratorio. Por ejemplo, cuando un grupo de personas miran una imagen en un único monitor a la vez, el hecho de contar con un monitor con funciones rápidas de ajuste de altura y base giratoria ayuda a los usuarios a ajustar el monitor en su posición óptima en el menor tiempo posible. La función de ajuste del eje giratorio permite a los fotógrafos ajustar de forma rápida el monitor en una posición vertical, que permite utilizar todo el área de la pantalla al editar fotografías verticales.

Un monitor con ajuste rápido de altura, base giratoria y eje giratorio, que permite utilizar toda la pantalla al editar fotos verticales.

3. Cambio versátil entre gamas de colores:

Como ya se ha mencionado anteriormente, AdobeRGB y sRGB son las dos gamas de colores que más utilizan los fotógrafos. Aunque la opción favorita suele ser AdobeRGB, sRGB se utiliza normalmente cuando la imagen retocada solo se va a publicar en línea. Cuando tiene que procesar dos imágenes tomadas por fotógrafos diferentes y dichas imágenes contienen gamas de colores distintas, un monitor capaz de cambiar la gama de colores permitirá a los usuarios previsualizar y comparar las imágenes de forma inmediata. Esto beneficiará al flujo de trabajo posterior.

Un monitor pensado para los fotógrafos, ya que puede mostrar imágenes con dos gamas de colores.

4. Hotkey Puck:

Además de contar con todas las funciones que ya hemos mencionado, un monitor profesional excelente que contenga una hotkey que permita al usuario realizar cambios rápidos de parámetros ofrece una gran ventaja. El tiempo es el activo más valioso de un fotógrafo. Por ese motivo, al contar con los medios adecuados para ajustar la configuración del monitor o cambiar de modo de forma rápida, la eficiencia del trabajo del fotógrafo aumentará sin ninguna duda.

El monitor cuenta con Hotkey Puck para que la edición sea más sencilla y para mejorar la productividad.

Los consejos que hemos mencionado ofrecen a los amantes de la fotografía y a los fotógrafos profesionales recomendaciones y algunas explicaciones básicas sobre cómo seleccionar el monitor adecuado para su flujo de trabajo. A estas alturas, queda claro que existen muchos factores que los consumidores deben considerar a la hora de seleccionar un monitor. Ya sabe que, como se suele decir, los pequeños detalles son los que marcan la diferencia. Aunque ninguna de estas explicaciones es densa ni compleja, emplear tiempo en entenderlas y mejorar su monitor duplicará su eficiencia en el trabajo.

TOP