Centro de información de BenQ

¿Cómo podemos reproducir siempre los mismos colores?

Ser capaz de obtener los mismos colores en dispositivos y soportes diferentes es un gran reto, y la administración de los colores se diseña para lograrlo.

Ya sabemos que, por desgracia, es normal obtener una salida de colores diferente usando el mismo dispositivo e incluso el mismo modelo. Sin embargo, en la práctica, es necesario que todos los dispositivos reproduzcan la misma salida. Ser capaz de obtener los mismos colores en dispositivos y soportes diferentes es un gran reto.

Entonces, ¿qué conseguimos al implementar la “administración de los colores”? En pocas palabras, podemos esperar que la apariencia de una imagen sea similar en dispositivos y soportes diferentes, tal y como se muestra en la Figura 1. Todos los dispositivos, incluidos los de entrada, como escáneres y cámaras, y los de salida, como monitores, proyectores e impresoras, reproducirán el color con la misma apariencia. Para lograrlo, se debe entender la gama de colores que un dispositivo o un soporte concretos pueden reproducir. Eso recibe el nombre de “gama de colores”.

Concepto de administración de los colores

Figura 1: Color con la misma apariencia en dispositivos y soportes diferentes.

Figura 2-1: Gama de colores en 2D.

Figura 2-2: Gama de colores en 3D.

La gama de colores suele describirse como un diagrama 2D, tal y como se muestra en la Figura 2(a). La forma de herradura representa todos los colores que los seres humanos pueden percibir, y el área que se encuentra dentro de esa herradura representa todos los colores que pueden reproducir un dispositivo o un soporte. Sin embargo, en realidad, los colores deberían describirse en 3D, ya que tenemos que utilizar valores XYZ para describir un color concreto. La gama de colores completa debería dibujarse en 3D, tal y como se muestra en la Figura 2(b). Sin embargo, como el dibujo en 3D no es sencillo aunque contemos con las herramientas informáticas más innovadoras, el uso del diagrama 2D de la gama de colores sigue siendo muy extendido. El resultado negativo es que la información sobre la iluminación del color no se ve en el diagrama 2D. De esta forma, si se muestran dos colores en la misma ubicación, no tienen por qué ser el mismo color: puede que sean el mismo tono de color, pero uno de ellos podría ser más claro y el otro más oscuro.

Para que dos dispositivos cuenten con la misma salida de color, es necesario asignar o transformar con precisión los dos tipos de gamas de colores. De lo contrario, podría producirse la situación de la Figura 3, que es un ejemplo bastante común de colores que no se han administrado correctamente. Existen muchos algoritmos para asignar o transformar los tipos de gamas de colores, pero aquí no vamos a tratarlos en profundidad. Lo que sí vamos a tratar es el concepto de la administración de los colores y su flujo de trabajo general. Y lo que es más importante: qué herramienta nos puede ayudar a administrar los colores.

Colores sin administración de los colores

Figura 3: Ejemplo de colores sin administración.

Transformar o asignar dos tipos de gamas de colores (o dispositivos) es sencillo: solo tiene que configurar una transformación entre los dos dispositivos. Pero ¿qué ocurre cuando hay más de dos dispositivos? Podríamos seguir configurando transformaciones entre cada par de dispositivos, pero esto daría lugar a una red de transformaciones muy confusa, tal y como se muestra en la Figura 4. Para reducir esta complejidad, es mucho más fácil si cada dispositivo sabe cómo transformarse en un espacio de color estándar y cómo volver a transformarse para dejar de ser ese espacio de color (Figura 5). A través de este concepto, podríamos transformar desde un dispositivo hasta cualquier otro con solo dos transformaciones.

Transformación dependiente de dispositivos

Figura 4: Transformación dependiente de dispositivos

Figura 5: Transformación independiente de dispositivos

Pero ¿qué apariencia debe tener el espacio de color estándar? ¿Y quién debería configurar la especificación del espacio de color estándar? Por suerte, contamos con el ICC. ICC es la sigla del Consorcio Internacional del Color, fundado por ocho distribuidores de la industria en 1993. El objetivo del ICC es crear, promover e intensificar la estandarización y la evolución de una arquitectura y unos componentes del sistema de administración de los colores abiertos, neutrales respecto a los distribuidores y multiplataforma. Y el resultado es la especificación del perfil ICC. El perfil ICC es la clave para obtener un flujo de trabajo de administración de los colores de código abierto. Contiene información acerca de las características del dispositivo y de las transformaciones desde el dispositivo hacia el espacio de color estándar, llamado PCS (Espacio de conexión de perfil) en la transformación de colores del ICC, y viceversa. La transformación de colores del ICC se ilustra en la Figura 6.

Flujo de trabajo del ICC

Figura 6: Transformación de colores del ICC

Pero ¿cómo podemos utilizar en la práctica la transformación de los colores del perfil ICC? Observemos el ejemplo de la Figura 7. Cuando el usuario escanea un color en un escáner, se lee (R, G, B) = (42, 82, 171). Si el usuario quisiera imprimir exactamente el color escaneado, el flujo de trabajo del ICC transformaría primero el color escaneado en (L*, a*, b*) = (61, 11, 43) en el PCS a través del perfil ICC del escáner. A continuación, a través del perfil ICC de la impresora, se determinaría que (L*, a*, b*) = (61, 11, 43) fuera (C, M, Y, K) = (57, 20, 0, 0) para la impresora. Al comparar los valores (R, G, B) = (42, 82, 171) del escáner y los valores (C, M, Y, K) = (57, 20, 0, 0) de la impresora, el usuario comprobaría que los colores son muy similares. Esto ilustra el flujo de trabajo general del perfil ICC.

Flujo de trabajo del ICC

Figura 7: Ejemplo de flujo de trabajo del ICC

En este artículo, hemos tratado el concepto de la administración de los colores y su objetivo de lograr colores con la misma apariencia en dispositivos diferentes. También hemos hablado de la gama de colores y de cómo configurar transformaciones entre dos o más dispositivos. Por último, hemos presentado el ICC, el perfil ICC y cómo se utiliza en la práctica el flujo de trabajo del ICC. En el próximo artículo, trataremos quién debe utilizar el flujo de trabajo del ICC y cómo debe hacerlo.

TOP