Centro de información de BenQ

El trabajo en la sala oscura digital

mark wood
Mark Wood
2018/11/13

Fotógrafo de artes plásticas y comercial (Reino Unido)

El fotógrafo Mark Wood divide su tiempo entre el trabajo comercial y la docencia, al tiempo que se asegura de dejar tiempo para sus proyectos personales. Mark se formó como impresor, con lo que utilizó técnicas tradicionales de grabado y litografía para crear impresiones artísticas, antes de pasar a la impresión digital a mediados de la década de 1990.

Más información sobre Mark Wood

Llevo décadas dedicado a la docencia de gestión del color de muchas formas distintas. Me siento un funambulista en un panorama complicado que trata de encontrar el equilibrio entre las necesidades de un lenguaje sencillo y el esoterismo de las siglas y los términos que se emplean en la redacción técnica. El título completo de esta publicación podría ser “El trabajo a la luz” o “¿Debo cerrar las cortinas al usar Photoshop?”.

Trabajar en una sala oscura digital no quiere decir que haya que estar totalmente a oscuras.






Figura 01: Trabajar en una sala oscura digital no quiere decir que haya que estar totalmente a oscuras.

 

A la hora de posprocesar, la mayoría de los consejos, incluidos los míos, sugieren que la edición fotográfica debe realizarse con poca luz; es un tema que he tratado anteriormente.

Condiciones de toda sala oscura digital

Para aprovechar al máximo el rango dinámico de su monitor, debe montar una sala oscura digital que cumpla con las especificaciones que se exponen a continuación:

i) Establezca los niveles de luz ambiental dentro del rango 4-16 lux. Aunque no es necesario que haya una oscuridad total, cuanto más oscura sea la sala, tanto mejor. Si supera los 16 lux, la habitación sería tan brillante que perjudicaría el rango dinámico del monitor.

La magnitud de 1 lux se podría describir como la de la luz de la luna, presuponiendo luna llena en plena noche. Recuerde que la percepción del brillo de la luz de la luna se incrementa a medida que sus ojos se ajustan a la visión nocturna. Otra forma de evaluar la luz ambiental es comprobar si es capaz de leer texto impreso en la sala oscura tras apartarse de la luz del monitor. Si el texto es apenas legible, entonces se trata de un buen nivel de luz ambiental.

ii) Asegúrese de que las puertas o las cortinas opacas impidan que la luz del sol se filtre al interior. La luz brillante, incluida la de un monitor configurado por encima de 120 cd/m2, deteriorará su visión a baja luminosidad.

iii) La habitación debe estar iluminada con luz artificial proveniente de una fuente de luz indirecta y difusa que no se encuentre en el mismo campo de visión que el monitor. En la Figura 01, la luz debería estar en realidad más alejada del monitor. El monitor debe estar protegido de modo que no se generen reflejos; los monitores BenQ Series SW se suministran con viseras, cuyo uso se recomienda. La luz artificial debe tener una temperatura de color de 5000 K (Kelvin).

iv) La habitación debe estar pintada de un color neutro, como el gris Munsell 8 Grey. El techo se puede utilizar a modo de difusor de luz, por lo que debe estar pintado de un blanco neutro (pigmento con base de titanio).

v) No coloque objetos coloridos cerca del monitor, ni lleve puesta ropa de colores brillantes mientras edita. Esta clase de colores puede afectar a la percepción de otros colores cercanos.

vi) Establezca el fondo de escritorio de su pantalla en un color gris neutro. Si pulsa la tecla “F” del teclado en Photoshop, logrará esto mismo. Si al evaluar cualquier imagen se pulsa la tecla TAB, se eliminan todos los demás elementos molestos de la interfaz de Photoshop. En Lightroom, la opción Luz de fondo permite lograr un resultado parecido —ruta Ventana > Luz de fondo > Luz apagada—, o bien presione la tecla “L” para alternar el modo de Luz de fondo.

Evaluación de impresiones

Los colores que se perciben a partir de cualquier impresión dependen de la iluminación utilizada. Las cabinas de iluminación proporcionan una fuente de luz con corrección de color de la luminosidad adecuada, de modo que se puedan observar los tonos de color correctos. Además, las cabinas permiten ver todos los pasos del cambio de tono; esto es particularmente importante en las áreas de sombra de toda impresión. Las cabinas comerciales son caras, aunque en diversos sitios web se pueden encontrar instrucciones que explican cómo construirla uno/a mismo/a.

El uso de luz natural para evaluar las impresiones es ideal; sin embargo, si se usa iluminación artificial las luces tienen que equilibrarse para la luz del día.

Figura 02: El uso de luz natural para evaluar las impresiones es ideal; sin embargo, si se usa iluminación artificial las luces tienen que equilibrarse para la luz del día.

 

Las tiras indicadoras de iluminación RHEM® indican si las condiciones de visualización de pruebas con luces D50 (luz diurna) son correctas y se pueden comprar para ayudar a evaluar si se cumplen las condiciones de iluminación necesarias.

Se incluye una ilustración de los indicadores de iluminación PIA/GATF RHEM® (Figura 03) para demostrar cómo funciona una tira RHEM. Si se ven bandas, la luz ambiental no alcanza una temperatura de 5000 K.

Indicadores de iluminación PIA/GATF RHEM®: si se ven bandas, la luz ambiental no está equilibrada para la luz del día.

Figura 03: Indicadores de iluminación PIA/GATF RHEM®: Si se ven bandas, la luz ambiental no está equilibrada para la luz del día.

 

 

El ingrediente clave es una pantalla de color crítico calibrada y perfilada, como cualquiera de las excelentes BenQ Series SW, pero todos somos humanos, nos cansamos e incluso es posible que percibamos los colores de manera diferente. El trabajo en la sala oscura debe quedar reservado para los aspectos del flujo de trabajo de la fotografía en los que el color tenga mayor peso. Sin embargo, el consumo de archivos, la elaboración de palabras clave y subtítulos, la realización de copias de seguridad y la introducción de meros ajustes de exposición se pueden realizar a la luz del día consultando histogramas y curvas.

Como fotógrafo establecido en el Reino Unido, soy perfectamente consciente de que los cambios del tiempo dictan cuándo puedo hacer fotos en exteriores. Además, cuando estoy con el posprocesamiento, la caída y el incremento de la luz ambiental a medida que las nubes tapan el sol cambian sutilmente mi percepción de los tonos y del color de cualquier fotografía que tenga en la pantalla.

En mi opinión, conviene hacer tanto trabajo de posprocesamiento como sea posible en condiciones de luz diurna, para luego pasar a la sala oscura digital durante periodos cortos. El placer de gestionar el color mediante una luz artificial equilibrada y un magnífico monitor consiste en que, una vez que se han hecho mis impresiones, a unos pasos tengo la luz del día, que me permite evaluar la calidad de mi trabajo con el color en condiciones reales sin apenas sorpresas.

Más información acerca de la precisión del color

TOP